Category Archives: Inteligencia De Negocio

El Business Intelligence es una disciplina que se ha cultivado desde siempre, con una u otra perspectiva. Según algunos, es una ciencia antigua y conocida, según otros consiste en el reto de medir. Todo esto es cierto, pero como en todo, a veces la complicación de una ciencia en crecimiento nos hace perder la visión del sentido práctico.

Hace poco un gran ponente en el ámbito del ecommerce nos comentaba en MIB que él tenía cuatro datos (uno, dos, tres, cuatro) que miraba cada mañana para ver si iba bien. Su negocio, muy competitivo y ampliamente medible, genera miles de datos que podríamos medir y ver evolucionar, y sin embargo él miraba sólo cuatro. En eso creo que consiste precisamente la inteligencia de negocio: no tanto medir por medir, sino conocer a través de la medición.

Decía George Steiner (que no es un gurú de la empresa sino un tipo contrastadamente culto) que “Nunca como ahora ha habido más información y menos conocimiento”, y yo creo que precisamente esa es la clave: ser inteligente en el negocio significa conocerlo, no tanto medirlo.

En una empresa de tamaño medio nos podemos encontrar con enormes cantidades de información y la tentación es generar cada vez más y más. Eso es parte del camino, pero a partir de ahí:

  • Aprende a saber medir, y una vez que ya lo sepas, fíjate sólo en algunos datos representativos que te aporten verdadero conocimiento. Cuando alguno de esos datos te extrañe, es hora de bucear en los que están más adentro, pero no antes.
  • Intenta predecir el futuro, y no te quedes en generar complejos modelos que se retroalimentan continuamente sin aportar nada nuevo. Los grandes empresarios hacen las cosas simples.
  • No hagas datamarts simplemente por acumular datos. Trabaja más bien en cuadros de mando sencillos y que hagan evidentes los problemas que hay de fondo.
  • Piensa en la inteligencia de negocio como parte fundamental de tus capacidades si tienes un negocio. Las empresas de reciente creación que tienen integrada esta capacidad desde su nacimiento tienen mucho mucho camino avanzado, como los niños que aprenden una segunda lengua en su propia casa: aprenden sin saberlo y ya nunca lo olvidan.
  • Ponte en buenas manos. Recientemente he tenido la oportunidad de valorar numerosas propuestas en este ámbito y al final lo simple -aunque parezca tan simple que no aporta gran valor- a veces es lo mejor. Los expertos -sobre todo los que comercializan herramientas de BI- hacen preciosos gráficos con montones de cosas que sus aplicaciones solucionan. A veces te bastará con tener dominadas dos o tres de esas materias para empezar.
  • Si tardas más de diez minutos al día o un hora a la semana para responder a la pregunta “Qué tal va mi empresa”, o tu empresa es muy compleja, o tienes muchos ámbitos de responsabilidad, o estás mirando demasiados datos y muy poca información que te genera conocimiento.
  • Si un dato que miras de forma periódica y casi casi compulsiva ya no te aporta nada, no lo mires más. Búscate otro que te genere más conocimiento y aprenderás mucho más.
  • Si trabajas en una empresa grande que no hace nada de BI, ten paciencia y ve poco a poco. El ser humano normal y corriente -he visto algunos que no lo son y desde luego es admirable verlos- no es capaz de mirar y asimilar cientos de datos diariamente. Tres o cuatro datos sí (aunque también he visto gente que ni eso…)

En definitiva, no te ahogues en un mar de datos y sé práctico. Ya lo dijo Sócrates: “Sólo es útil el conocimiento si nos hace mejores”.

Me han gustado mucho, porque creo que son muy aplicables, las 10 leyes de la simplicidad de John Maeda aplicadas al Business Intelligence:

  • Reducir. La manera más sencilla de alcanzar la simplicidad es mediante la reducción razonada.
  • Organizar. La organización permite que un sistema complejo parezca más sencillo.
  • Tiempo. El ahorro de tiempo simplifica las cosas.
  • Aprendizaje. El conocimiento lo simplifica todo.
  • Diferencias. La simplicidad y la complejidad se necesitan entre sí.
  • Contexto. Lo que se encuentra en el límite de la simplicidad también es relevante.
  • Emoción. Es preferible que haya más emociones a que haya menos.
  • Confianza. Confiamos en la simplicidad.
  • Fracaso. En algunos casos nunca es posible alcanzar la simplicidad.
  • La única. La simplicidad consiste en sustraer lo que es obvio y añadir lo específico.

 Un mensaje:

“Puedes ser una persona normal aunque tu coche no lo sea”…

 

Dos marcas que hablan por sí solas:

Fernando Alonso no es lo que entendemos por una persona normal y Renault, aún siendo razonable y normal que busque su diferenciación, es una marca normal. No? Al menos a los ojos de los consumidores.

 Parece arriesgado un mensaje en sentido contrario a lo que las marcas hablan por sí solas.

You need to a flashplayer enabled browser to view this YouTube video

Coca Cola con la felicidad

You need to a flashplayer enabled browser to view this YouTube video

Telefónica con la ayuda a los demás

You need to a flashplayer enabled browser to view this YouTube video

Toyota con el valor de ser único

You need to a flashplayer enabled browser to view this YouTube video

Las grandes marcas se apuntan a los valores humanos. Ayuda esta estrategia a vender más? A lo que ayuda es sin lugar a dudas a recordárnoslos que no es poco. Ahora sólo queda ponernos manos a la obra…Quizás a lo que ayude sea a una labor educativa o de concienciación imprescinble en la sociedad.

Post Navigation

 
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Usamos cookies básicas de Wordpress y de Google Analytics, que recoge datos genéricos y agregados para ver si alguien se pasa por aquí.