Category Archives: El Reto Blogger

A veces nos preguntamos cuál será la clave para emprender con éxito en Internet, y seguramente el secreto esté en una combinación de factores:

  • La idea
  • El ejecutor
  • Los inversores
  • La ejecución del plan de negocio
  • La tecnología

Pero además, hay otro factor que creo que es de los más difíciles de calcular y gestionar: el cuándo.

Una de mis primeras incursiones serias en el mundo de Internet fue allá por el 2000 con un proyecto llamado Grupos de Compra, que sin duda cumplía perfectamente todos los factores de éxito. La idea era muy buena: juntamos un grupo de gente que quiera comprar lo mismo, aprovechando el poder de Internet, y logramos descuentos proporcionales al volumen de compradores conseguidos. ¿Os suena? Pues sí, es un modelo muy parecido al de Privalia, Ofertix, Dreivip, Outletic y otros comercios que han nacido más o menos recientemente, muchos de ellos unidos al fenómeno outlet, tan de moda en el mundo on y off.

No nos fue mal, pero no fue el pelotazo que esperábamos, y de hecho hoy en día la empresa no sigue adelante, a pesar de que contaba con un ejecutor con las ideas muy claras y muchísimo talento, un grupo inversor que soportaba el negocio, un equipo brillante y tecnología puntera y bien puesta a punto. Pero no era el momento.

En ese momento la viralidad para conseguir algo de ese estilo estaba basada en el email y quizá también el Messenger, ICQ… pero poco más.

Hoy en día ya va siendo raro que una aplicación que tenga algo de personal (desde sistemas de entrenamiento personal hasta programas para escuchar música) que no tengan una conexión con Facebook, Twitter y alguna que otra red social más, para la actualización automática. Al final Facebook y Twitter se van a convertir en un logfile de nuestra actividad diaria, con los riesgos que eso conlleva:

(Por cierto, os recomiendo un post jugosísimo sobre reputación online de Milagros en Chicaseo en el que reflexiona sobre cómo se comportan los usuarios en las redes sociales).

Hace poco he visto Citydeal, un proyecto que no es más ni menos que una versión local de aquel Grupos de Compra, y que puede haber tenido la suerte de nacer en el momento oportuno. Cada día, una oferta en tu ciudad, para que puedas beneficiarte de un descuento si se llega a un número determinado de compradores. El efecto red ahora sí que está listo.

Me comentaron el otro día que muchas de las cosas que hoy en día están revolucionando Internet ya habían sido inventadas por gigantes como Microsoft o Yahoo hace bastante tiempo, pero simplemente no encontraron un mercado maduro. Y de hecho, está claro que hoy en día no hay sitio ya para todos, porque es totalmente imposible que haya una red social para cada cosa que haces en la vida, como no era posible que hubiera cientos y miles de proveedores de webmail gratuitos que fueran capaces de regarlar el servicio a cambio de no se sabe qué explotación publicitaria. Sólo ha quedado sitio para unos pocos:

Seguro que si recuperáramos documentos e ideas de los gloriosos 2000 muchos de los proyectos que entonces fracasaron, hoy día tendrían éxito con los retoques necesarios.

Nunca me ha gustado mucho intentar profetizar, ni mucho menos dando plazos largos, pero esta semana El Reto Blogger exige escribir sobre¿Cómo será tu vida en 20 años?”.

Gracias a @marcoseguillor, he conocido la iniciativa de FECYT, Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, para que podamos decidir entre todos qué creemos que se debe potenciar de aquí a 2030 en materia de ciencia y tecnología.

Y hay dos de las ideas propuestas que me hacen pensar en cómo será mi vida en 2030. La primera habla de “Aprovechar las TIC e Internet en beneficio de la educación”, y la segunda de “Almacenar la electricidad de forma más eficiente”. Las demás ideas son también intresantes, os invito a leerlas en la página oficial del Reto 2030.

Hace poco compartí en este blog un famoso video llamado “Did you know” que he visto ya un montón de veces este año porque se ha puesto más o menos de moda, y que una y otra vez te hace pensar en lo rápido que están evolucionando las cosas con las nuevas tecnologías. Pues de aquí a 20 años ni os cuento. Creo que en estos años van a pasar algunas de estas cosas:

  • No existirán los blogs, o al menos no existirá Voces de Marketing, así que no se podrá contrastar en este post si se van cumpliendo las cosas que vaticino. Al menos es eso estoy a salvo.
  • Internet no será algo, simplemente estará. Todo estará conectado y localizable, las comunicaciones en movilidad estarán ampliamente superadas por el concepto de la comunicación y disponibilidad permanentes.
  • Estar desconectado será prácticamente un lujo, porque no será fácil encontrar un lugar donde Internet no sea una parte esencial de los productos o servicios que estemos disfrutando en cada momento.
  • Hará ya años que habremos olvidado los cables. Todo se alimentará eléctricamente de manera inalámbrica, de modo que un concepto como “carga de batería” será inexistente porque no existirán las baterías o si existen serán inagotables.
  • Cada persona tendrá un dispositivo (no será un ordenador sino algo distinto) electrónico con el que interactuar con los demás. Los niños por supuesto, y los lápices de colores serán un recuerdo de los abuelos, algo completamente inusual.
  • No habrá ordenadores tal y como los entendemos ahora, sino que cada electrodoméstico será en sí mismo un ordenador, enfocado a distintas funciones.
  • No existirán los distribuidores pues dejarán de tener sentido cuando el marketing se personalice hasta el punto de poder establecer un contacto directo con las marcas, con productos 100% afines a mis necesidades y mis gustos.
  • Las grandes superficies habrán desaparecido, y lo realmente sorprendente será que alguien pueda aconsejarnos en nuestras compras de manera no-intuitiva, no-predecibe y no-deducible en base a nuestro histórico o patrones de compra más o menos sofisticados.
  • El dinero será una simple entidad contable, no habrá billetes ni tarjetas de crédito, todo será 100% seguro pero 100% virtual.

Y con un poco de suerte, nuestros hijos participarán en una nueva edición del Reto Blogger, donde los veteranos seguirán escribiendo con más o menos interés y los novatos -nuestros hijos- ya ni entenderán de las cosas tan raras, tan antiguas, de las que hablamos…

Este año está siendo intenso en el aprendizaje. Aunque no soy nuevo en esto de Internet creo que una de las claves para mejorar es tener la mente abierta, no dejar de aprender nunca y ser curioso. En Internet especialmente, porque si no estás al día, en muy poco tiempo te quedas fuera de juego.

Una de las ciencias en las que últimamente estoy intentando mejorar es en el arte del merchandising digital, esa ciencia que consiste en que la tienda online sea lo mejor posible para ayudar al consumidor a comprar nuestros productos, con toda la información y las ayudas para que el proceso sea simple, útil, rápido y placentero.

Como padawan de un selecto conjunto de Jedis en materia de comercio electrónico, voy a intentar poner en varios posts cosas que voy descubriendo. Para los que seáis más expertos, muchas de las cosas que voy a ir recogiendo son muy conocidas, pero incluso en estos casos estoy seguro de que repasar conceptos y volver a los básicos es un ejercicio interesante. Para los más novatos, espero ser de ayuda para ese proceso de aprendizaje continuo necesario en el mundo online.

Lección número 1: simplicidad

Tú eres un experto en e-commerce, conoces todos los secretos de tu tienda, sabes dónde está cada botón, cada opción, cada ayuda. Pero tu consumidor no. A no ser que sea un usuario más que fiel es un novato en tu tienda. Y si es fiel, en ese caso motivo de más para mantenerle siempre cuidado y sorprenderle de vez en cuando con alguna novedad interesante.

Si algo es difícil, requiere esfuerzo, no se entiende bien o exige ser un experto en tu tienda, háztelo mirar. Te recomiendo vivamente un blog que descubrí hace tiempo a través de un colega de MMA (aseguradora francesa que está trabajando muy bien la usabilidad últimamente): Simplifying interfaces. Un verdadero libro de cabecera.

Lección número 2: eres un tendero

Sí, eres cool, no usas maletín sino una mochila, la última corbata que viste te la comiste en Unquera, llevas un iPhone y todo eso, pero eres un tendero. El día que te olvides de madrugar para elegir el mejor género, no conozcas cada rincón de tu almacén, no mires de reojo cada vez que se abre el cajón de la caja registradora o no sepas preguntar a los clientes qué tal salió lo que le vendiste ayer, te estás despistando.

Lección número 3: tu e-commerce site es una tienda, ni más ni menos

Tu cliente acaba de entrar, no le marees. Sonríe, intenta averiguar qué quiere. Si eres muy avanzado habrás hecho tus pinitos en behavioural targeting, que es una técnica muy novedosa y tecnificada que ya practicaba Juliana, la pescadera, cuando le decía a mi abuela nada más entrar por la puerta: “Hola, Presen, tengo hoy unas sardinas que le van a encantar a tus niños”. El tendero no llena el escaparate con todos sus productos, pone sólo unos pocos. Pues tú lo mismo, destaca algunos productos y no le intentes mostrar una home con cuarenta productos. O eres verdaderamente exclusivo o se irá.

Lección número 4: ayúdale

Tú no estás hoy en la tienda, has salido un rato, y tu cliente está solo, así que ayúdale a buscar:

  • Pon un buscador.
  • Pon un buscador que funcione.
  • Pon un buscador que funcione bien.
  • Pon un buscador que vaya a un producto concreto cuando el usuario haya introducido un producto concreto, a una categoría cuando haya metido algo genérico, o intenta orientarle o proponerle algo cuando busque algo que no encuentras.
  • Que el género esté bien organizado en sus estanterías, cómodo y con un orden lógico: usa bien las categorías. Tú conoces dónde tienes cada cosa, tu usuario no.

Lección número 5: sé útil

¿De verdad un combo es la mejor manera de presentar opciones? Mira esto:

¿De verdad es útil poner un estupendo calendario con la fecha de hoy por defecto para pedir la fecha de nacimiento? Con un poco de suerte, y si el usuario es muy joven, sólo tendrá que hacer siete u ocho clics.

Y la lección básica y primordial: no te canses de medir y de probar. Si lo que has hecho crees que es lo ideal, el único que te dará o quitará la razón es el usuario. Si no funciona, no es bueno. Si funciona, sigue probando porque habrá otro camino aún mejor.

(Continuará…) Aunque si te interesa el tema, aquí tienes 31 trucos más.

Post Navigation