Category Archives: E-commerce

No sé si será algo muy novedoso, pero al menos yo no conocía el servicio que ofrece Geniale, una web que recopila los catálogos de las principales cadenas de distribución para poder consultarlos online. En un primer vistazo, ofrece cosas interesantes:

  • Elegir la zona geográfica
  • Aplicación móvil
  • Shopping @lert

Geniale

 

No tengo nada con ellos, pero creo que es una iniciativa sencilla, práctica y con posibilidades. Si realmente hacen un poco inteligente la alerta de nuevos productos para poder suscribirse a aquellos que nos interesen, creo que puede ser algo de interés ante tanta oferta de cosas muy muy parecidas, en un mercado cada vez más competitivo y donde el precio y la información son primordiales.

 

 

Un tweet mañanero de la semana pasada me sugirió la reflexión que todos los profesionales orientados a marketing y negocio nos hacemos, mucho más los que estamos enfocados a las posibilidades que nos da Internet: qué papel real tiene el mundo online, y si realmente todo va  cambiar radicalmente y ya mismo.

Elena Gómez Pozuelo  gomezdelpozuelo  en Twitter

Esta es la realidad: en España, todavía un 72% de mujeres y un 66% de los hombres prefieren comprar offline http://ow.ly/jpP9S 

Es evidente que Internet está revolucionando todo. No sé si es un cambio de época, una época de cambio o las dos cosas a la vez. Más bien yo creo que hay cambios evidentes, pero que van afectando a las personas y sectores con diferente grado de velocidad y profundidad.

No todo va a ser online ya. Es evidente que hay sectores que se han revolucionado completamente, como el de los viajes, el juego o la banca, pero hay otros muchos que aún tienen mucho por evolucionar, si es que realmente llegan a convertirse profundamente alguna vez gracias a Internet.

Catálogo Ikea

Haciendo foco en el ecommerce, hay aún grandes barreras para su despegue definitivo (costes de envío y falta de información principalmente), y es muy interesante la reflexión sobre qué necesidades cubre, con una orientación tradicional basada en la pirámide de Maslow. Mientras los grandes se preparan para dar un salto de inmediatez, para acercar la experiencia del ecommerce a la del mundo real, los consumidores siguen necesitando en muchos casos mantener su vínculo con la realidad tangible en un mundo nuboso y cada vez más complejo.

Mientras IKEA siga invirtiendo el 70% de su presupuesto de marketing en el catálogo anual, y los consumidores sigan prefiriendo un catálogo en papel a una bonita web, el mundo offline debe ser tenido muy en cuenta aunque el online se meta cada vez más en nuestras vidas y en nuestras cuentas.

 

 

 

A veces nos preguntamos cuál será la clave para emprender con éxito en Internet, y seguramente el secreto esté en una combinación de factores:

  • La idea
  • El ejecutor
  • Los inversores
  • La ejecución del plan de negocio
  • La tecnología

Pero además, hay otro factor que creo que es de los más difíciles de calcular y gestionar: el cuándo.

Una de mis primeras incursiones serias en el mundo de Internet fue allá por el 2000 con un proyecto llamado Grupos de Compra, que sin duda cumplía perfectamente todos los factores de éxito. La idea era muy buena: juntamos un grupo de gente que quiera comprar lo mismo, aprovechando el poder de Internet, y logramos descuentos proporcionales al volumen de compradores conseguidos. ¿Os suena? Pues sí, es un modelo muy parecido al de Privalia, Ofertix, Dreivip, Outletic y otros comercios que han nacido más o menos recientemente, muchos de ellos unidos al fenómeno outlet, tan de moda en el mundo on y off.

No nos fue mal, pero no fue el pelotazo que esperábamos, y de hecho hoy en día la empresa no sigue adelante, a pesar de que contaba con un ejecutor con las ideas muy claras y muchísimo talento, un grupo inversor que soportaba el negocio, un equipo brillante y tecnología puntera y bien puesta a punto. Pero no era el momento.

En ese momento la viralidad para conseguir algo de ese estilo estaba basada en el email y quizá también el Messenger, ICQ… pero poco más.

Hoy en día ya va siendo raro que una aplicación que tenga algo de personal (desde sistemas de entrenamiento personal hasta programas para escuchar música) que no tengan una conexión con Facebook, Twitter y alguna que otra red social más, para la actualización automática. Al final Facebook y Twitter se van a convertir en un logfile de nuestra actividad diaria, con los riesgos que eso conlleva:

(Por cierto, os recomiendo un post jugosísimo sobre reputación online de Milagros en Chicaseo en el que reflexiona sobre cómo se comportan los usuarios en las redes sociales).

Hace poco he visto Citydeal, un proyecto que no es más ni menos que una versión local de aquel Grupos de Compra, y que puede haber tenido la suerte de nacer en el momento oportuno. Cada día, una oferta en tu ciudad, para que puedas beneficiarte de un descuento si se llega a un número determinado de compradores. El efecto red ahora sí que está listo.

Me comentaron el otro día que muchas de las cosas que hoy en día están revolucionando Internet ya habían sido inventadas por gigantes como Microsoft o Yahoo hace bastante tiempo, pero simplemente no encontraron un mercado maduro. Y de hecho, está claro que hoy en día no hay sitio ya para todos, porque es totalmente imposible que haya una red social para cada cosa que haces en la vida, como no era posible que hubiera cientos y miles de proveedores de webmail gratuitos que fueran capaces de regarlar el servicio a cambio de no se sabe qué explotación publicitaria. Sólo ha quedado sitio para unos pocos:

Seguro que si recuperáramos documentos e ideas de los gloriosos 2000 muchos de los proyectos que entonces fracasaron, hoy día tendrían éxito con los retoques necesarios.

Post Navigation

 
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Usamos cookies básicas de Wordpress y de Google Analytics, que recoge datos genéricos y agregados para ver si alguien se pasa por aquí.