Category Archives: Comunicación

No es la primera vez que hablamos de reputación online. Hace tiempo hablábamos de escuchar y actuar, y hoy precisamente vamos a ver una herramienta que nos permite escuchar y de paso tomar nota: rxl.com.

Lo primero que hay que hacer es un sencillísimo proceso de registro. Una vez confirmado el email, ya podemos entrar y dar de alta nuestras búsquedas mediante el alta de “etiquetas”:

Cosas interesantes: las opciones de búsqueda permiten ajustar bastante cómo se realizará el rastreo del término que queremos estudiar. Podemos introducir sinónimos, descartar páginas de origen donde rastrear, palabras negativas como en adwords y lo que más me ha gustado: introducir el idioma. Hay unas cuantas de estas herramientas por ahí, pero muchas de ellas no permiten esta opción y son un problema si nuestro término de búsqueda tiene cierta densidad en páginas en inglés.

Una vez creada la etiqueta, podemos guardarla en nuesto perfil y esperar a que se haga un rastreo, bastante rápido por cierto. A partir de entonces, tenemos información sobre nuestra etiqueta dividida en varios apartados:

  • Webs
  • Foros
  • Noticias
  • Redes sociales
  • Blogs
  • Anuncios

En la parrilla de resultados, podemos ocultar una mención, protegerla, ocultar la fuente… unas opciones muy básicas pero tremendamente prácticas y muy sencillas de utilizar. Al final, también se pueden exportar los resultados a formato excel.

Sinceramente, y aunque esto sea un post de zync, me ha sorprendido tremendamente esta magnífica herramienta para medir la reputación online. Si además estas funciones además ofrece unos resultados precisos, desde luego que será una alternativa muy a tener en cuenta.

Un pequeño detalle para los dueños: en algunos lugares se hacen llamar ReputaciónXL y en otros ReputationXL. Ajuste fino.

Claro que es difícil gestionar la reputación online. Casi todo, según como se mire, es difícil. Me gusta una historia que acabo de leer en Brandlife: Danonino gestionando su reputación. Entre otras cosas, han hecho esto:

Sé que el post de hoy es muy obvio, pero a veces hay que recordarlo. Para gestionar tu reputación online hay que seguir los siguientes pasos:

  1. Convéncente, eso existe. Aunque no lo mires, existe. Aunque no lo leas, la gente habla sobre ti. Aunque no intervengas, la gente lo hará por su cuenta. 2.0 = interactividad, participación, respuesta (y no es una moda).
  2. Mira, lee, escucha. Si no lo haces, otros lo harán por ti. Para empezar, la competencia, que mirará sorprendida tu inactividad (no lo llamemos pasividad, que no siempre el motivo es la falta de interés). Hay montones de herramientas de medición, y muchísima gente hablando de ello. [Editado el 5/4/2010: Completísima recopilación de Herramientas para monitorizar información en medios sociales, de eCuaderno]
  3. Hazte tú mismo participativo de forma interna, y me explico. ¿Cómo han crecido las redes sociales, el 2.0 y el gran aumento de información cooperativa? Dejando a la gente cooperar. Si te da mucho miedo que tus clientes cooperen, hazlo internamente, premia a la gente de tu empresa por localizar comentarios positivos y negativos en Internet, e incluso motívales de algún modo para que intervengan de modo constructivo y positivo. Es verdad, tú solo/a no puedes, pero tienes muchas manos por ahí.
  4. Quita solamente un poquito de tu presupuesto de medios e inviértelo en reputación online. A lo mejor en una primera fase sólo tienes que monitorizar, pero al menos sabrás cómo orientarte después.
  5. Ponte en buenas manos, si no sabes. La reputación online es un asunto delicado, con gran facilidad de complicarse y de hacer válido aquel dicho de que peor fue el remedio que la enfermedad.
  6. Lee, hay mucho escrito sobre el tema. Puedes empezar por aquí, o aquí, luego sigue buscando.
  7. Inspírate, no es malo. Una pista, mira lo que las compañías del Fortune 100 están haciendo en social media. (via @aitorgrandes).

Bueno, también puedes ahorrarte dos duros, cerrar las orejas y dejar que digan cualquier cosa de tu marca. O quizá no te importe…

 Un mensaje:

“Puedes ser una persona normal aunque tu coche no lo sea”…

 

Dos marcas que hablan por sí solas:

Fernando Alonso no es lo que entendemos por una persona normal y Renault, aún siendo razonable y normal que busque su diferenciación, es una marca normal. No? Al menos a los ojos de los consumidores.

 Parece arriesgado un mensaje en sentido contrario a lo que las marcas hablan por sí solas.

You need to a flashplayer enabled browser to view this YouTube video

Post Navigation