Monthly Archives: febrero 2008

You are browsing the site archives by month.

La última promoción de Movistar nos incita a enviar un SMS para ganar un Porsche Cayenne. Y regalan más de 100. Uff!

Pues al contrario que en mi último post, esto no me gusta. 

No me gusta porque no es novedosa. Ya la hizo Vodafone, con la diferencia de que eran 100 Mercedes, y además la promoción que se hizo en España era una adaptación de Vodafone Internacional y que en ambos casos funcionó a la perfección, no sólo como elemento de fidelización hacia los clientes, si no que los ingresos por SMS enviados superaron con creces el coste de los coches entregados.

 Yo no he enviado mi SMS porque no se si quiero que me toque, ya que con lo que gano no se si tendré suficiente para pagar la gasolina y el seguro, aunque si lo pienso bien, me imagino sentado en el coche en el garaje y todos mis vecinos suspirando de envidia porque nos le diré que me tocó en un sorteo sino que me lo he comprado,  viendo como muevo mi mano como en el spot de BMW movida por el viento. Eso si, sin arrancarlo que me cuesta una pasta. 

Aunque si lo sigo pensando, lo que de verdad voy a hacer es vender el mío.

El Porsche Cayenne era, y espero que lo siga siendo, o al menos supongo que Porsche querrá que siga siendo, un coche exclusivo. Su éxito de ventas, que suponen un 35% del total de las mismas, ha sido parte fundamental de los beneficios de la marca en los últimos años, y el público objetivo de este tipo de coches no se quiere comprar el coche que tiene todo el mundo.

No sé el grado de implicación de la marca de automóviles en esta promoción, pero supongo que los miedos a la crisis económica, la caída de ventas de las coches publicada del último trimestre del año pasado que continúa en el mes de enero, y la crisis en la construcción, filón de empresarios potenciales clientes de este producto, no habrán llevado al departamento comercial a garantizarse la venta de los 104 coches que se sortean. Eso espero. 

Y ahora que lo pienso, tampoco he enviado el SMS porque me cuesta 1,20 € más IVA. Y creo que las posibilidades de que me toque son las mismas de que me toque el Euromillón, o el Gordo de la Primitiva. Y eso si es un premio. Y por el mismo precio. Con lo que me toque me compro un coche. Eso si, no un Cayenne. Si es de la marca será un 911, y sino un Audi Q7 o un VW Touareg, que desde ahora se verán menos. 

Me voy a echar la primi, si no escribo en una época será porque me ha tocado.   

PD. Me hubiera encantado incluir en este post uno de los mejores anuncios, en mi opinión, con un Porsche como protagonista. El de los fascículos de la Historia de Porsche en el que vemos a una persona pedir un deseo a un genio de una lámpara encontrada en el jardín, y le concede un porche amarillo para la casa en vez del Porsche supuestamente pedido. Primera lección: se dice “Porschhh”. Si alguien lo tiene o el vínculo en Youtube, que nos los pase. Gracias.

——

Nota del editor: este post fue escrito por Whyad

En televisión vemos montones de spots, que tienen detrás inversiones millonarias, y en muchos de ellos nos asalta la duda -al menos desde mi punto de vista- de si son lo suficientemente eficaces como para que el responsable de marketing que está detrás pueda sentirse perfectamente seguro de que esa sea la mejor manera de emplear su presupuesto.

Desde hace tiempo estoy viendo, saliéndose de su bloque correspondiente como ninguno, el nuevo spot del Volkswagen Touran, equipado con park assist (ya se han apropiado del término), esa película en la que el niño afirma que “mi padre tiene poderes”.

Me gusta porque creo que cumple una serie de características imprescindibles en televisión:

  • El guión es brillante, te inicia en la historia en segundos y esperas el desenlace.
  • La realización es fantástica, una mini-historia perfectamente contada, tanto en las versiones largas como en las más cortas. Funciona y engancha.
  • Es notorio, tanto la primera vez como la segunda, la tercera…
  • Transmite producto, ideas concretas y ventajas destacables.
  • Respira magia a través de la visión del niño, que luego se ve contrastada con la realidad.
  • Nos cuenta algo concreto, no un etéreo concepto que necesitamos ver veinte veces hasta que nos damos cuenta de qué quiso transmitir el creativo.
  • Da que hablar.
  • Está muy centrado en el target (monovolumen = padres con hijos) por la problemática escolar generada y el padre yendo al colegio, cosa que nos ocurre de vez en cuando y llega al corazoncito del padre/madre con hijos en esas edades.

En definitiva, mi enhorabuena para los responsables de marketing y para la agencia.

Ficha de campaña.

No soy el que más sabe del sector de los seguros sanitarios en este blog, ya que uno de los autores más prolíficos del mismo, trabajó en alguna de las compañías del mismo durante algún tiempo, pero como es habitual en mí, me lanzaré a la piscina y hablaré de Sanitas.

Me encanta el posicionamiento de la marca, apostando por lanzar servicios de salud no convencionales, como el último para las personas con síndrome de Down. No entro a valorar las razones del lanzamiento del mismo, que puede ser verdad que ocurra por haber recibido una denuncia de un paciente con síndrome por no haber sido admitida aunque en una de sus campañas aparecía una niña con la discapacidad. Me da igual que esa haya sido la causa, y si fue así, de sabios es rectificar y lanzar el servicio.

Lo que me gusta es la línea. Antes de este nuevo seguro, ya habían incluido en sus servicios la cobertura de una de las enfermedades con más pacientes de este siglo XXI, la depresión.

Y todo ese posicionamiento recogido en uno de los mejores, en mi opinión, claims de la publicidad actual: “Para lo que de verdad importa”. La salud es lo primero, el resto puede esperar. Ya me gustaría encontrar uno así para mi marca.

No se de quien es el claim, ya que Sanitas ha cambiado de Agencia varias veces en los últimos años. La pieza “Grita” para la depresión era de Sra. Rushmore y ya lo incluía, y esta última “síndrome de Down” es de Bassat Ogilvy. Buen trabajo también el de las dos agencias.

Encontrar un hueco de mercado y un posicionamiento diferencial siempre es difícil, más en el sector servicios, y más todavía en este de los seguros donde la decisión final de compra suele ser en la mayoría de los casos el precio final de la cuota mensual. Por eso me gusta lo que hace Sanitas. Sus precios deben ser de los más altos del sector, pero con su posicionamiento consiguen además de alcanzar un target con un estatus económico superior a la media, a todos aquellos consumidores que esperan algo de las compañías a las que pagan todos los meses.

Me gusta.

——

Nota del editor: este post fue escrito por Whyad

Post Navigation